Logística post Covid-19, ¿ha llegado para quedarse?

La logística se ha convertido en parte fundamental de la economía tras el Coronavirus. Sin embargo, ha experimentado cambios fundamentales que crearán nuevas tendencias para el nuevo presente y el futuro de los mercados.

Tendencias logísticas de la nueva normalidad:

Flexibilidad horaria y entregas 100% adaptables

El futuro de la logística no puede entenderse sin un servicio flexible y adaptado al cliente. Tras experimentar la eficiencia casi total de entregas durante los meses de confinamiento, los usuarios se vuelven más exigentes con las empresas de transporte y el modo en el que se entregan y reciben sus paquetes. Los repartos, las rutas y los tiempos deben adecuarse a las necesidades de los clientes, creando así una satisfacción completa en las entregas.

Esta flexibilidad y capacidad de adaptación reporta una experiencia de usuario excelente, además de un crecimiento de la confianza entre el cliente y la empresa. Esta gestión permite que todos los paquetes se entreguen bajo confirmación de la persona receptora, lo cual constituye, no solo un éxito en cuestión de calidad de servicio, sino también, en ahorro de costes y tiempo para el operario.

Digitalización y entregas contact-less

La nueva normalidad trae consigo normas de higiene y seguridad reforzadas que sirven para proteger tanto al cliente como al operario y todos los agentes implicados en el proceso logístico. Es por ello que las empresas tienen el deber de actualizar y modernizar aquellos procesos que puedan poner en riesgo a cualquiera de los usuarios envueltos en una entrega.

La digitalización de las confirmaciones en las entregas es un factor vital que, si bien se ha visto implantado casi a la fuerza y con prisas en los últimos meses, es clave para el futuro del sector. No solo se trata de una medida higiénica y segura que el cliente valorará positivamente en su experiencia total con la empresa, sino un método ágil, eficiente y ecológico gracias a la reducción de costes y necesidad de papel o materiales impresos.

Compra online de alimentos frescos y productos perecederos

Uno de los grandes cambios en los hábitos de compra de los consumidores, ha sido la normalización de la compra online de alimentos frescos. No solo hablamos de grandes superficies o supermercados con logística y medios propios, sino de comercios de mediano y pequeño tamaño, tiendas de barrio o tiendas especializadas que, ante la necesidad, dieron el paso y ahora descubren una nueva vía comercial con una demanda en auge.

Sin embargo, para cubrir este espectro de la demanda, se necesita de una logística especializada y adecuada. No solo se trata de contar con infraestructuras y vehículos que aseguren la viabilidad de estos envíos, también de una capacidad de reparto optimizada que permita las entregas en el menor tiempo posible, una comunicación constante con el cliente y una confirmación de entrega del cien por cien de éxito.

Automatización e incorporación de AI y robótica

Tras el aumento sin precedentes de la demanda online de todo tipo de productos, el ecommerce y, por consiguiente, el sector logístico, se encuentra en un escenario dónde la tecnología juega un papel de valor incalculable. Hablamos de crecimientos de las ventas en cuestión de días o semanas, los cuales, sin los software y programas que permitan la automatización de los procesos pueden hundir a cualquier empresa o convertirse, en lugar de una gran oportunidad de negocio, en un incremento de costes inasumible.

La automatización de procesos, así como la incorporación de Inteligencia Artificial permiten no solo la reducción de costes y tiempos en todos los procesos de la cadena logística, sino también, el crecimiento de la propia empresa y su alcance en el mercado. Como hablamos en anteriores entradas de este blog, la Inteligencia Artificial se proclama como el futuro de la logística, ofreciendo aplicaciones tales como optimización de rutas de reparto, eficiencia en el consumo, optimización de almacenes o chabots.

Gestión de stock y proveedores alternativos

Otra de las cuestiones que abrieron debate tras la irrupción del Coronavirus en el panorama internacional, fue la gestión del stock y la capacidad de las empresas para reabastecerse. Con esto se plantean, no solo el volumen de stock que debe asegurar una empresa, sino la ubicación y número de sus proveedores. ¿Deben las empresas replantearse tener proveedores exclusivamente asiáticos? Hasta hace poco, el cierre de fronteras y de espacios aéreos a nivel mundial era una situación casi impensable. Sin embargo, no fueron pocas las empresas que, pese a tener una fuerte demanda, quedaron incapacitadas para seguir vendiendo su producto al no contar con proveedores dentro de las fronteras comerciales abiertas durante la cuarentena.

Conclusiones:

Ante la posibilidad de nuevas situaciones disruptivas y de cambios de paradigma bruscos, la supervivencia y el crecimiento de una empresa estará siempre sujeta a la apuesta por la innovación y la tecnología.

El sector de la logística vive un momento excepcional en el que se ha convertido en pieza vertebral en el panorama económico mundial. Aprovechar esta oportunidad dependerá de la capacidad de adaptación y evolución de cada empresa y contar con las herramientas adecuadas para hacerlo marcará la diferencia entre competidores del sector.